Articulaciones y enfermedad de Crohn

Como si los síntomas de la enfermedad de Crohn en sí no fueran suficientes, muchas personas con la enfermedad también experimentan otros síntomas fuera de su tracto digestivo. El dolor en las articulaciones, la fatiga unida a los problemas de desnutrición y de la piel son una variedad de “extras” a los que puede conducir la enfermedad de Crohn y que pueden comprometer nuestra calidad de vida. En este artículo vamos a  hablaros del dolor de articulaciones relacionado con la enfermedad de Crohn ya que es un síntoma bastante habitual y que experimentan bastante pacientes.

Este  dolor en las articulaciones (que no tienen por qué estar inflamadas) en la enfermedad inflamatoria intestinal ( EII ) se llama artralgia . Entre un 10 % y un 20 % de las personas con EII han experimentado dolor en las articulaciones. La artralgia puede ocurrir en varias articulaciones del cuerpo, tales como las rodillas, tobillos y manos.

Por otro lado nos encontramos la artritis o inflamación (dolor con hinchazón) de las articulaciones que también es bastante común en personas con EII . Esta puede afectar incluso más que la artralgia ya que, según diferentes estudios, hasta el 30 % de las personas con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa pueden padecerla.  Aunque la artritis se asocia con la edad, en pacientes con EII a menudo golpea a los pacientes más jóvenes. Además de dolor en las articulaciones, la artritis causa inflamación en estas y una reducción en la flexibilidad.

La relación entre la artritis y el Crohn

Algunas personas con enfermedad inflamatoria intestinal tienen un tipo de artritis que es similar a la artritis reumatoide en algunos aspectos. Sin embargo, hay algunas diferencias importantes.

Con la artritis asociada a una EII, la inflamación tiende a implicar sólo unas pocas articulaciones grandes, y tiende a no involucrar ambos lados del cuerpo por igual. Por ejemplo, podría afectar a la rodilla del lado derecho y al tobillo izquierdo. En la artritis reumatoide las articulaciones involucradas son especialmente las pequeñas como las manos y las muñecas y las articulaciones de ambos lados del cuerpo se suelen ver afectadas por igual.

Los anticuerpos que se encuentran comúnmente en la sangre de las personas con artritis reumatoide no están normalmente presentes en la sangre de las personas con artritis relacionada con una EII. A diferencia de la artritis reumatoide, la artritis asociada con la EII puede afectar a la columna inferior, especialmente las articulaciones sacroilíacas, y está asociado con un gen determinado (llamado HLA-B27).

Tipos de artritis

 

  • Artritis periférica. La artritis periférica suele afectar a las grandes articulaciones de los brazos y las piernas, incluyendo los codos, muñecas, rodillas y tobillos. El malestar puede ser “migratorio de una articulación a otra. Si no se trata, el dolor puede durar desde unos pocos días hasta varias semanas. La artritis periférica tiende a ser más común entre las personas que tienen colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn en el colon. El nivel de inflamación en las articulaciones suele ser similar y reflejarse en el grado de inflamación del colon. Aunque hay pruebas específicas puede hacer un diagnóstico absoluto, los rayos X son utilizados como método de diagnóstico así como el análisis del líquido articular y el análisis de sangre para descartar otras causas de dolor en las articulaciones. Afortunadamente, la artritis periférica relacionada con las EII por lo general no causa ningún daño importante en el paciente y el tratamiento de la EII sirve para mejorar en el dolor en las articulaciones.

 

  • Artritis axial. También conocida como la espondilitis o espondiloartropatías produce dolor y rigidez en la parte baja de la columna y las articulaciones sacroilíacas (en la parte inferior de la espalda). Se da especialmente en los jóvenes. Los síntomas pueden aparecer meses o incluso años antes de que aparezcan los síntomas de la EII. A diferencia de la artritis periférica, la artritis axial puede causar daño permanente en los huesos de la columna vertebral dando lugar a la disminución de la amplitud de movimiento en la parte posterior de la espalda. En algunos casos también se da una restricción en el movimiento de las costillas que puede hacer que sea difícil para las personas respirar profundamente. La terapia para las personas con artritis axial a menudo incluye el uso de tratamientos biológicos. Las terapias no médicas están orientados a mejorar el rango de movimiento en el espalda. Se recomiendan ejercicios de estiramientos así  como la aplicación de calor húmedo en la espalda. El tratamiento de la EII es útil, pero generalmente menos eficaz que en los pacientes con artritis periférica.

 

  • Espondilitis anquilosante. Una forma más severa de la artritis espinal, la espondilitis anquilosante (EA) es una complicación rara que sólo afecta a entre el 2% y el 3% de las personas con EII. Se ve más a menudo en la enfermedad de Crohn que en la colitis ulcerosa. Además de causar artritis de las articulaciones sacroilíacas y columna vertebral, la espondilitis anquilosante puede causar inflamación de los ojos, los pulmones y las válvulas cardíacas. La causa de la cual no se conoce, pero la mayoría de los individuos afectados comparten un común marcadores genéticos. Este tipo de artritis normalmente afecta a personas por debajo de la edad de los 30 años, principalmente a adolescentes y adultos jóvenes, y aparece por primera vez como una dramática pérdida de flexibilidad en la parte baja de la espalda. La terapia de rehabilitación es esencial para ayudar a mantener la flexibilidad de las articulaciones. Pero incluso con la terapia óptima  el paciente va a desarrollar una rigidez en la columna vertebral. Los síntomas de la EA pueden seguir empeorando incluso después de una cirugía. Es importante ver a un reumatólogo cuando se sospecha de esta enfermedad. Los tratamientos a menudo ayudan a reducir las complicaciones y daños en las articulaciones.

 

No siempre es fácil determinar si la artritis está vinculada a la condición intestinal. En general, la artritis relacionada con las EII no es tan grave como la artritis reumatoide. Las articulaciones no se someten normalmente a cambios tan destructivos y esta no es simétrica (no afectan a las mismas articulaciones a ambos lados del cuerpo).

 

Tratamiento de la artritis en enfermos de Crohn

En la población general, las personas con artritis periférica pueden usar fármacos anti-inflamatorios no esteroideos (AINE) para reducir el dolor y la hinchazón de las articulaciones. Sin embargo, por regla general, estos medicamentos -que incluyen la aspirina y el ibuprofeno – no son una buena opción para las personas con EII, ya que pueden irritar la mucosa intestinal y aumentar la inflamación. (Sin embargo, algunas personas con EII pueden tolerar los AINE y encontrar estos medicamentos útiles en el alivio síntomas de la artritis.)

Los corticoides pueden ser usados para tratar los síntomas de la artritis, así como las EII. En la mayoría de los casos, los médicos intentan controlar los síntomas de la artritis periférica mediante el control de la inflamación del intestino. Sólo la artritis axial no parece mejorar a medida que la inflamación intestinal se resuelve.

Una vez que la inflamación se ha reducido, posiblemente después de un tratamiento de un medicamento, como la prednisona o la sulfasalazina (o de otro tipo 5-aminosalicilatos), el dolor en las articulaciones generalmente desaparece.

Según diversos estudios el metotrexato inmunomodulador también puede ser un tratamiento eficaz para el dolor de las articulaciones asociado con EII. Del mismo modo, los nuevos tratamientos biológicos como el infliximab (Remicade), adalimumab (Humira®), y certolizumab (Cimzia®), han demostrado ser muy eficaces en la reducción de la inflamación de las articulaciones y la hinchazón. El Infliximab y el adalimumab incluso han mostrado buenos resultados como tratamiento primario para la espondilitis anquilosante y la prevención de daños en las articulaciones.

Además de los medicamentos, los médicos pueden recomendar el reposo de la articulación afectada, el uso ocasional de calor húmedo, o un rango de ejercicios de movimiento pautados por un fisioterapeuta.