Diagnóstico de la Enfermedad de Crohn

¿Cuales son las pruebas para el diagnóstico de la Enfermedad de Crohn?

Cuando el médico observe que tienes algunos síntomas de esta enfermedad, y para asegurarse del diagnóstico de la Enfermedad de Crohn , procederá a hacerte una serie de pruebas.  Cada persona con esta enfermedad es un mundo, los síntomas suelen variar de un paciente a otro, y la parte del intestino afectada también puede ser diferente por eso cada paciente estará sometido a una clase de pruebas. Lo primero de todo es una charla con el médico, que generalmente suele ser el digestivo, en donde te preguntará acerca de tu estilo de vida, el historial médico así como del tipo de dolencias que la persona acarrea en ese momento.

Tras esto lo normal es un análisis de sangre en el que se determina sobre todo la inflamación a través de los glóbulos blancos pero también otros factores como si el paciente sufre de anemia debido a las hemorragias que puede sufrir a la hora de defecar.

Otras de las pruebas que suele hacerse cuando el médico ve manifestaciones de la enfermedad de Crohn es un coprocultivo para examinar las heces del paciente, observar si en ellas existe sangre, parásitos, etc.

Tras estas pruebas analíticas pueden llegar a realizarse más pruebas para diagnosticar con exactitud la enfermedad. Estas pruebas suelen ser de imagen y con ellas puede verse en que parte del tubo digestivo está localizada la enfermedad. Entre ellas nos encontramos con:

 

  • Pruebas endoscópicas : Colonoscopia / Sigmoidoscopia / Enteroscopia / Ileoscopia. El nombre de estas pruebas endoscópicas varía dependiendo del tramo del intestino que se vaya a observar pero, en resumen, estas pruebas se usan para observar el intestino por dentro a través de un endoscopio. El endoscopio varía de longitud en función de la zona del intestino a la que tenga que llegar y este tiene en su extremo una cámara que manda imágenes a una pantalla y desde donde el médico puede observar si existen ulceraciones, cómo de irritado está el intestino, etc.

Otra de las ventajas de esta prueba es que permite realizar biopsias, es decir, coger una muestra de tejido del intestino para luego analizarla en el laboratorio.

Se trata de una prueba fundamental para diagnosticar la enfermedad de Crohn y suele ser de las primeras en experimentar el paciente.

 

  • Cápsula de Video Endoscopia. Se trata de una prueba para visualizar el interior de tu sistema digestivo. Esta se realiza a través de una píldora que el paciente ingiere por la boca. Dicha píldora tiene una pequeña cámara de video en su interior que manda su señal al exterior y el profesional médico puede a partir de ella ver cómo está la mucosa del intestino, si hay fístulas o ulceraciones, etc. Esta prueba se realiza sobre todo a pacientes en los que se cree que la EC puede estar localizada en el intestino delgado ya que ahí es más difícil llegar a través de pruebas endoscópicas. Lo bueno de esta prueba es que no es nada invasiva. EL paciente ingiere la cápsula con agua, como si de una pastilla se tratase, esta viaja por el tubo digestivo y finalmente es excretada sin ninguna molestia para el enfermo.

 

  • Enema opaco o tránsito esofagogastroduodenal. Se trata de una prueba radiológica para observar el intestino grueso. En esta prueba al paciente se le administra una especie de papilla a través de un enema por el recto con la ayuda de una sonda. Esta papilla rellenará el intestino grueso o la parte de él que el medico considere oportuna y posteriormente se radiografiará el abdomen del paciente.

 

  • Tomografía computarizada del abdomen (TAC). Uno de los métodos más utilizados a la hora de diagnosticar una enfermedad inflamatoria intestinal. Se trata también de una prueba que consiste en tomar imágenes del sistema digestivo, bien puede ser el intestino delgado, el grueso, etc. pero estas imágenes son transversales por lo que el médico también puede apreciar mejor la inflamación, la relación del intestino con el resto de órganos que hay a su alrededor, etc. Para esta prueba también es necesario que el enfermo tome un contraste e incluso este puede ser intravenoso además del administrado por vía oral.

 

  • Resonancia magnética (RM) del abdomen. Se trata de una prueba que, al igual que la tomografía computarizada del abdomen, permite apreciar los demás órganos colindantes con el intestino. El paciente se tumbará en una camilla por la que circula la máquina de resonancia, que consta de unos imanes que son los que causan los campos magnéticos que provocan unos cambios en el intestino y a través de los cuales puede obtenerse la imagen radiológica final. Para la resonancia magnética también es necesario la ingesta de algún contraste que el radiólogo proporcionara al paciente y este a veces también puede ser intravenoso como en el TAC.