Dietas para la Enfermedad de Crohn

Cualquier paciente que tenga la enfermedad de Crohn sabrá que es de vital importancia que controle todos los alimentos que consume en su dieta. Algunos son adecuados para la enfermedad ya que evitará que tenga deficit de vitaminas, proteínas, minerales… mientras que otras dietas y alimentos pueden ser muy agresivos para el organismo.

La enfermedad de Crohn afecta al intestino, concretamente a las paredes y al ácido que se encarga de disolver los alimentos. Si no se cuida una alimentación óptima, así como otros hábitos de vida saludable, el paciente podría sufrir complicaciones de gravedad durante el desarrollo de la enfermedad. Queremos ayudarte con ello y por eso te hemos preparado algunas dietas que te ayudarán a controlarlo.

Dietas para la Enfermedad de Crohn  para un brote severo

Cuando nos encontramos ante un brote severo de Crohn los alimentos que nuestro cuerpo puede tolerar disminuyen considerablemente. Si alguna vez has estado ingresado en el hospital por un brote de Crohn te habrás fijado en la dieta y esta dieta consiste en eliminar todo alimento con fibra insoluble ya que, al estar en brote, somos incapaces de asimilar los alimentos que la llevan. Este tipo de fibra se encuentra en las semillas y cáscaras de la fruta así como el pan de trigo integral y arroz integral.

Pero, ¿Por qué eliminamos los alimentos con fibra insoluble de la dieta durante un brote severo? Pues bien, resulta que los alimentos que contienen esta fibra producen residuo fecal abundante que puede hacer que se obstruya el intestino cuando hay estonosis así como dañar aún más la mucosa del intestino (que durante un brote severo la tenemos bastante afectada).

Los alimentos a evitar durante un brote severo sería pues el salvado de trigo, que contiene 40 gramos de fibra insoluble por cada 100 así como el germen de trigo. Los guisantes secos también contienen altas dosis de fibra insoluble además de la cebada y el centeno. Le siguen las semillas de sésamo y el higo. Otros alimentos ricos en fibra insoluble son las almendras y las lentejas. La harina de soja también es rica en este tipo de fibra así como las alubias, las avellanas y las semillas de girasol, la avena en copos, los arándanos y la frambuesa. Los garbanzos están en torno a los 3 gramos por cada 100, y después le sigue el kiwi y la nuez. Después de todos estos, los demás alimentos estarían por debajo de los 2 gramos de fibra insoluble.

Además de la fibra insoluble también tenemos que tener en cuenta que durante un brote severo deberíamos evitar no solo este tipo de fibra si no también la soluble.

Dietas para la Enfermedad de Crohn para un brote moderado

En un brote moderado si que podríamos consumir algunos alimentos con fibra solubre (siempre que los tolere bien nuestro cuerpo). Este tipo de fibra podemos encontrarla en frutas y legumbres y, al contrario que la insoluble esta fibra produce menos residuo y es fermentada por las bacterias de nuestro intestino por lo que es más fácil de digerir. El problema de esta fermentación es que produce gases lo que puede generarnos dolor y sensación de hinchazón.

En el ámbito de la leche  se puede añadir el yogur natural y algunos quesos desnatados. Además, se puede ir añadiendo poco a poco leche sin lactosa. En el caso de no tener problemas, se puede ir aumentando la cantidad. Los probióticos en forma de yogur puede ayudar en la ayuda a la recuperación del intestino. Hay pacientes que es posible que deseen evitar el yogur ya que tienen problemas para digerir las proteínas lácteas y al ingerirla puede empeorar los síntomas de la diarrea y gases asociados o de Crohn.

La carne que mejor tolera el intestino es la de pollo y pavo. En el caso del pescado lo mejor es consumir pescado blanco. Los huevos también son fáciles de digerir.

En las frutas  podemos añadir plátanos maduros así como zumos de manzana o de uva. Evita en todo momento consumirlos procesados; es mejor que los hagas de forma casera en casa y los cueles finalmente.

Dietas para la Enfermedad de Crohn  para un brote leve

Si estamos sufriendo un brote leve y hemos tolerado de forma adecuada la dieta anterior, podemos pasar a esta e incorporar algunos alimentos más.

En los lácteos, si hemos tolerado de forma correcta la lactosa, podemos aumentar la cantidad de queso de la dieta. En las carnes añadiremos la de potro, perdiz y la de cordero sin grasa. En el pan seguimos prestando atención a la fibra.

Ya podemos empezar a introducir verduras en forma de pure y siempre quitando la cáscara como recomendábamos mas arriba (se recomienda la remolacha, la calabaza que no tenga piel, calabacín, acelgas que no tengan tronco, endibias cocidas, berenjenas también sin piel). Es de mejor no añadir todavía a la dieta verduras crudas hasta que el Crohn no entre en remisión.

 

Tres dietas que se ajustarán a los brotes que el paciente pueda llegar a tener. Si tienes alguna duda sobre ellas, ponte en contacto con tu médico y, como siempre, los enfermos de Crohn sabemos a base de nuestra experiencia, que alimentos tolera mejor nuestro cuerpo y cuales no. Los alimentos que cada enfermo de Crohn puede tolerar y digerir mejor son muy variables en una u otra persona. Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra, o incluso podría empeorar los síntomas, tenlo siempre claro.

 

Para finalizar este artículo, y si sois personas que os gusta manteneros informadas sobre hábitos saludables en la alimentación, os recomiendo el blog de la nutricionista Norma Ortiz www.quieroteneruncuerpazo.com , en él nos habla mucho de dietas, alimentos saludables y sus propiedades frente algunas patologías.

También puede interesarte ...

Alimentos Prohibidos en la Enfermedad de Crohn

Alimentos Prohibidos en la Enfermedad de Crohn

Quizás el titular suene demasiado alarmista y es que antes que nada debemos decir que ...