La enfermedad de Crohn y el Tabaco

La EC es una dolencia inflamatoria que produce dolor en el tacto digestivo y en los intestinos del paciente. Se producen algunas roturas o úlceras en el propio revestimiento del tacto digestivo. El mayor problema es que el ácido contenido en él, el que debería digerir los alimentos, ya no funciona de la forma en la que debería.

Sin embargo, esta dolencia no solamente afecta a esa zona en concreto si no que se puede producir cualquier tipo de problema hasta llegar al ano. Como curiosidad, esta enfermedad fue bautizada por el doctor Crohn quien la descubrió en el año 1932.

No se sabe la causa que provoca esta enfermedad… aunque los científicos si que coinciden en que se tiene que producir por un cúmulo de factores. Algunos de ellos aseguran que seguir los hábitos de una mala alimentación puede agravar los síntomas de una forma radical. Otros apuntan a que el estrés puede ser incluso peor.

No obstante, lo que si está demostrado es que el tabaco puede ser letal en el caso de que tener la enfermedad. La Enfermedad de Crohn y el tabaco no casan.  En estos casos si que existen toda una serie de estudios contrastados que lo demuestran.

 

¿Cómo cambia la enfermedad de Crohn en el caso de pacientes fumadores y exfumadores?

 

En el 2001 se inició un completo análisis dónde se estudió la relación entre la enfermedad de Crohn y el tabaco. Las conclusiones fueron reveladoras: en el momento en el que un hombre o mujer que la padece deja de fumar, muchos de los brotes que se producen en ciertos momento se minimizarán (tanto la frecuencia como el tiempo de duración de los mismos). Recordemos que algunos de ellos son dolor abdominal, fatiga, diarrea, sangrado rectal, fiebre…

Este estudio llegó a la conclusión de que aquellos pacientes que fuman teniendo la enfermedad verán como los síntomas se agravaran… además, el efecto de los medicamentos que se usan para combatirlos verán mermada su eficacia. En otras palabras: el tabaco hace fuerte a la enfermedad.

Los pacientes que tienen EC tienen que someterse de forma continua a cirugías; es cierto que no supone una cura definitiva, pero si que ayuda a mejorar su calidad de vida. El tabaco también afecta en este ámbito de forma muy negativa ya que el tiempo que necesita un fumador para recuperarse de la cirugía es mucho mayor que si no fumase.

Esto es debido a que ciertas secciones del intestino grueso están todavía más devastadas debido al tabaco.

También existen en el mercado toda una serie de estudios que demuestran que los productos químicos con los que el tabaco está compuesto son capaces de variar la composición de la mucosa que está presente a lo largo de todo el estómago. La hace más maleable a los cambios que puede sufrir por la EC, por lo que el efecto de los síntomas será mucho más agresivo.

El problema es que esto también afecta a los niños. Según se ha demostrado, aquellos niños u personas que han estado sometidas al humo de fumadores, aunque estos no hayan fumado nunca, también verán como sus síntomas se han incrementado.

 

Los beneficios de dejar de fumar para combatir los síntomas de la EC

 

Ahora bien, no todo es tan grave como parece ni definitivo. Si dejas de fumar teniendo esta enfermedad, nos podemos recuperar. Los estudios demuestran que si estamos un año sin hacerlo, conseguiremos mejorar los síntomas de una forma muy interesante… eso si, para estar como un no fumador será necesario estar sin fumar, al menos, durante 4 años.

No obstante, el efecto que produce el tabaco en los pulmones necesitará de mucho más tiempo para conseguir recuperarse.

Ya conoces todos los efectos negativos que el tabaco puede llegar a ocasionar en nuestro organismo: desde el desarrollo de algunos tipos de leucemia, cáncer de laringe, de páncreas, problemas en la boca, garganta, pulmones, esófago, dificultades respiratorias como asma, bronquitis, dyspena y enfisema así como problema en la vejiga y en los riñones.

Además, también hay datos que relacionan el tabaco con el desarrollo de ciertas enfermedades de carácter cardiovascular.

Tienes que saber que la mejor manera para evitar los brotes producidos por la EC es nunca empezar a fumar y nunca haberlo hecho… no obstante, a pesar de que lo sigas haciendo, existen muchas maneras para conseguir quitarte ese vicio de encima y empezar a cuidar tu salud.

Existen muchas terapias, chicles o parches de nicotina o algunos medicamentos especiales.

En cualquier caso, te recomendamos que vayas a ver al médico para que él te pueda confeccionar un plan para conseguir dejar de fumar. A pesar de que te hayan diagnosticado EC, no es el fin del mundo.

Si sigues unos hábitos de vida saludables, puedes tener una vida casi normal.

También puede interesarte ...

Remisión de la Enfermedad de Crohn

Remisión de la Enfermedad de Crohn y recaída

La enfermedad de Crohn es un trastorno que causa irritación e inflamación en el revestimiento ...