Relación entre enfermedades de la piel y Enfermedad de Crohn

Principalmente la enfermedad de Crohn (de ahora en adelante EC) provoca diferentes tipos de irritaciones de carácter intestinal. Pueden llegar a provocar obstrucción intestinal en el momento en el que el tejido cicatricial es capaz de bloquear la vía intestinal. A esta vía intestinal que es estrecha se la conoce como estenosis.
En el momento en el que esa vía se bloquea completamente, las heces y los alimentos ya no podrán circular; será entonces cuando se empezarán a presentar algunos síntomas algo más graves como vómitos y cólicos. En el caso en el que tengas estos síntomas no deberías de perder tiempo para ponerte en contacto con el médico.
Sin embargo, la EC también puede provocar otros problemas muy importantes que, a priori, puede no tener nada que ver:
Uno de los síntomas más habituales es la presencia de problemas de diferente índole en la piel; pueden ser de carácter leve y terminar desembocando en algo mucho más grave. En realidad, como ya hemos comentado, puede parecer que no existe ningún tipo de relación entre la EC y las enfermedades de piel… pero no es así.
Aunque los expertos están perplejos todavía intentando encontrar alguna explicación, lo cierto es que muchas personas que experimentan esta enfermedad también tienen algunos problemas de piel que se pueden convertir en enfermedades.

Otras enfermedades asociadas a la EC

Pero no solo las enfermedades de la piel y Enfermedad de Crohn están relacionadas y son comunes; también se pueden producir algunos problemas como inflamación en la zona de la boca y de los ojos (de hecho, es uno de los síntomas principales que puede determinar que el paciente posee la enfermedad), artritis, diferentes problemas de hígado y hasta situación de pierdas tanto en los riñones como en la vesícula que tendrán que ser tratados de inmediato.
Aunque esto ya no es tan habitual, se ha detectado que algunas personas con la EC pueden llegar a tener el síndrome de piernas inquietas. Para que te puedas hacer una pequeña idea, esto ocurrirá en el momento en el que estamos sentamos o acostados y empezamos a experimentar un sentimiento de incomodidad extrema.
Otro de los problemas habituales que puede llegar a experimentar una persona con EC son diferentes carencias nutricionales; por ejemplo, estos enfermemos podrían no llegar a recibir una cantidad adecuada de vitaminas, proteínas o calorías por dos casos:
1) Bien porque tienen un malestar en el estómago que les impide absorber las suficientes calorías como para mantener su organismo en perfecto estado.
2) O bien porque el hígado directamente no tiene la capacidad para poder absorber los nutrientes. En el momento en el que lo tiene que hacer los va descartando provocando las carencias que hemos comentado anteriormente.
Por otra parte, los niños que tienen la EC también pueden experimentar problemas de crecimiento y hasta tener una estatura que se pueda considerar mucho más reducida según su edad.

Tratamientos para las enfermedades de la piel y Enfermedad de Crohn

Cómo ya te puedes imaginar, la EC es todo un mundo que variará según las especificaciones particulares de cada tipo de cliente. Por ejemplo, no necesitará el mismo tratamiento un paciente que experimente la EC y, además, una enfermedad de piel que otro paciente con la misma enfermedad pero sin ninguna de piel.
Lo primero que se tiene que hacer en el momento en el que se experimenten los síntomas es ponerse en contacto con el profesional especializado con el objetivo de que este pueda llegar a proporcionar el tratamiento adecuado en base a la dolencia. Al margen de los medicamentos proporcionados para combatir los síntomas en la EC, también puede recomendar algunos especiales con el objetivo de hacer lo mismo con las diferentes enfermedades de piel.
Cualquier tipo de fármaco, por inocuo que nos pueda llegar a parecer, siempre tiene asociado algunos efectos secundarios que habrá que considerar. En el caso de que se empiecen a experimentar algunos de ellos, lo más normal será acudir de nuevo al especialista para que él pueda evaluar la situación y, en el caso de determinarlo, sustituir los fármacos por algunos más adecuados a lo que estamos sufriendo.
Los tratamientos que nos pueden ofrecer para la EC dependerán de varios factores:

1) El primero se basa en la posición en donde se encuentra el problema del tracto GI.
2) El segundo en cuantos problemas hemos tenido antes de haber contraído esta enfermedad.
3) El tercero en cuantos tratamientos hemos podido recibir en el pasado y cuál ha sido la efectividad de todos ellos.
4) El cuarto hace referencia a los síntomas que podamos tener. Por ejemplo, una persona que también empiece a desarrollar enfermedades de piel es muy probable que tenga que tomar diferentes fármacos.

Ahora ya conoces de relación que existe entre la EC y las enfermedades de piel.